La fábrica de cerveza Guinness en Dublín

La fábrica de cerveza Guinness en Dublín

Acompáñanos a la fábrica de cerveza Guinness de Dublín, donde se destila uno de los brebajes más famosos del planeta. Si sois viajeros con alto interés en la gastronomía en general (y en la cultura cervecera en particular) no podéis dejar escapar esta parada obligatoria en la capital irlandesa.

La cerveza Guinness no es solo una cerveza, es todo un símbolo de Irlanda junto con los tréboles y los leprechaun. Se exporta a más de 150 países y se calcula que se sirven alrededor de 10 millones de pintas al día. El arpa, actual emblema del país, también aparece en su logo y da la casualidad de que fue registrado por la compañía cervecera antes que por el propio país. Por eso el gobierno tuvo que invertir la imagen del arpa si quería usarla como símbolo nacional.

Dos pintas de Guinness recién tiradas.

La historia de esta negra bebida se remonta a 1904 cuando fue levantada, al oeste de la ciudad, la fábrica de Guinness (Guinness Storehouse). El lugar estuvo funcionando como tal hasta el año 2000, que abrió sus puertas como un museo dedicado a todo lo que tiene que ver con esta cerveza desde su elaboración, transporte e historia de su fundador hasta el departamento de marketing.

La estructura del edificio es digna de mención ya que representa un gran vaso de pinta de cerveza a modo de patio interior de los distintos niveles que componen el museo. Las exposiciones se van sucediendo a medida que vas subiendo las diferentes plantas del edificio para terminar en la terraza, ocupada por el famoso Gravity Bar. Este es sin duda el lugar ideal para disfrutar de unas vistas 360 grados de Dublín con una pinta de cerveza (incluida en el precio de entrada) en la mano. Tranquilos amigos abstemios y niños, pues también ofrecen bebidas sin alcohol.

La entrada no es barata aunque la visita, seas o no aficionado a esta bebida, merece la pena pues aprendes mucho sobre los procesos de elaboración de esta cerveza y su historia ligada a la ciudad de Dublín.

 

¿Cómo llegar?

Como la capital de Irlanda no es muy grande, las distancias a recorrer son relativamente cortas. Aunque la fábrica se encuentra en una zona un poco alejada, el camino desde el centro de la ciudad hasta ella no te llevará más de 30 minutos andando. Pero si el tiempo no te lo permite (echémosle la culpa al tiempo), puedes tomar cualquiera de los siguientes líneas de bus urbano: 123, 51B o 78A.

 

Horarios y precios.

La fábrica abre todos los días de 9:30h a 17:00h y de 9:00h a 19:00h los meses de julio y agosto.

Entrada adultos: 20€.
Entrada estudiantes: 18€.
Entrada gratuita con Dublín Pass.

(Todas las entradas incluyen una audioguía en español).

Si compráis las entradas de forma online desde esta web no solo os ahorrareis un 10% sino que os evitareis colas a vuestra llegada a la fábrica.

Página web: guinness-storehouse.com

Gravity Bar con Dublín al fondo.

Deja un comentario

Menú de cierre